Ganadores de los Premios Bien Hecho de Scott

Durante el mes de noviembre la marca Scott escogió los ganadores de su concusro Premios Bien Hecho. Este premio fue otorgado a 8 latinos que ayudan a nuestra comunidad. En adición, Scott donó $5,000 a la causa benéfica preferida de los ganadores. Aquí te presento un poquito más sobre cada ganador para  Una abogada de Miami que dedica las noches a ayudar a los jóvenes desamparados de su comunidad. Un trabajador manual de Houston que ayuda a sus vecinos ancianos, discapacitados o de bajos ingresos haciendo reparaciones gratuitas en sus casas. Una residente de Los Angeles que trabaja voluntariamente con jóvenes reclusos, llegando incluso a adoptar uno de los hijos de estos.

Estos no son más que tres ejemplos de la clase de héroes anónimos que un panel de jurados independientes de los medios hispanos eligió como merecedores de los primeros “Premios Bien Hecho” que otorga la marca Scott. Este homenaje fue creado este año por la marca Scott para reconocer a personas comunes y corrientes que hayan realizado tareas extraordinarias para ayudar a la comunidad hispana. Los ochos ganadores provienen de Miami, Chicago, Houston, San Antonio, Los Angeles y Union City, Nueva Jersey. Cada uno recibirá $2,000, además de un donativo de $5,000 para su obra benéfica preferida o una organización no lucrativa de su elección.

“Estos premios celebran la filosofía de “bien hecho” propia de nuestra marca, que consiste en combinar un desempeño y valor óptimos en todos nuestros productos”, dijo Chris Allen, gerente de marca de Scott. “Los ocho extraordinarios individuos que reconocemos este año encarnan nuestros valores esenciales de hacer bien las cosas, en este caso al ir más allá de lo que dicta el deber para ayudar a otros en la comunidad hispana. Nos enorgullece honrarles, y al hacerlo estamos agradeciendo a todos nuestros consumidores hispanos su lealtad a la marca Scott”.

Este año los ganadores son: La abogada de Miami Liz Fate; el trabajador social de Chicago Edwin González; el consejero retirado de las escuelas públicas de San Antonio Eugenio Reynosa Cortez; el trabajador manual de Houston Filiberto Cárdenas; el propietario de un restaurante en Union City, Nueva Jersey, José García; el trabajador social Fernando Sarabia; la retirada Herlinda Morales y el ama de casa

-más-

Premios Bien Hecho de Scott/2

Hilda Morella Esparragoza, los tres de Los Angeles. Sus inspiradoras y personales vivencias formaron parte de miles de nominaciones que se recibieron entre el 1º de septiembre y el 15 de octubre del 2010 de miembros de la comunidad hispana de toda la nación, en respuesta al pedido de la marca Scott de nominaciones para estos premios.

La marca eligió a veinte finalistas en la primera ronda. Los finalistas fueron entonces evaluados por un panel integrado por jurados independientes provenientes de respetadas organizaciones noticiosas de toda la nación. Entre los jurados se encontraban Pedro Rojas, editor en jefe del diario La Opinion, de Los Angeles; Manuel Martínez Llorián, vicepresidente y gerente general de WSCV-51, Miami; Tino Durán, publisher del periódico La Prensa, de San Antonio; Areli Padilla, editora de entretenimiento del periódico La Raza, de Chicago; y Adriana Calhoon, personalidad radial de KOVE-FM Recuerdo, de Houston.

A continuación, un esbozo de las vidas y obras de los ganadores:

· Cuando no está ocupada con su práctica legal, la abogada de Miami Liz Fate brinda su tiempo voluntariamente en esa ciudad en la gerencia del Drop-In Center for Homeless Youth (Project NEST). Allí, ayuda a proveer a los jóvenes alimentos y utensilios de higiene, ropa donada y recursos educativos. También cocina y a veces asume el papel de madre y guía consejera de estos.

· Edwin González es responsable del éxito de cientos de niños pobres del vecindario urbano de Pilsen, en Chicago, donde se crió. Puede encontrársele donde quiera que se le necesite, lo mismo sosteniendo a una madre junto al féretro de su hijo de 15 años, víctima de la violencia pandillera, que asistiendo a la graduación universitaria de uno de “sus muchachos”.

· El residente de Houston Filiberto Cárdenas, un trabajador manual por naturaleza, brinda voluntariamente gran parte de su tiempo a ayudar a los ancianos, discapacitados y pobres de su vecindario con diversos trabajos en sus casas, lo mismo reparando una ventana que el salidero de un grifo. Hace esto de pura bondad, sin esperar algo a cambio. Dice que simplemente le encanta ayudar.

· El trabajador social de Los Angeles Fernando Sarabia se dedica a tiempo completo a ayudar a los niños de su vecindario urbano a mantenerse fuera de las pandillas, para avanzar y alcanzar lo más alto de su potencial en la vida. Pese a hallarse confinado a una silla de ruedas como consecuencia de una dolencia congénita, Fernando no sólo hace las veces de mentor, tutor y proveedor de consejería personal y aliento, sino que los impulsa en actividades deportivas y

-más-

Premios Bien Hecho de Scott/3

recreativas.

· La pasión del consejero de escuelas públicas retirado Eugenio Reynosa Cortez es ayudar a aquellos que no se pueden ayudar a sí mismos. Después de una carrera de 22 años en el Ejército, regresó al vecindario predominantemente hispano del Near East Side de San Antonio para fungir como líder de Boy Scouts y trabajador social. Además de brindarse como voluntario para el Equipo de Acción en Desastres de la Cruz Roja Americana – acumulando más de 300 horas solamente en el 2010 – él y su esposa Anita también ofrecen evaluaciones médicas y de salud mental a las víctimas de desastres.

· Hilda Morella Esparragoza es una fuente permanente de guía y apoyo para jóvenes hispanos de 18 años o menos en riesgo de delinquir, tanto dentro como fuera de las prisiones. Hace veintisiete años adoptó a la hija de tres años de una reclusa. Crió a la niñita como si fuera propia y se hizo cargo de ella durante toda su vida, ofreciéndole todos los recursos financieros y espirituales para ayudarla a graduarse de universidad y proceder a llevar una vida exitosa y llena de sentido.

· A través de su negocio, José García, propietario de un restaurante en Union City, Nueva Jersey, se dedica a ayudar a otros menos afortunados que él y que pasan por problemas financieros o de salud. Cada lunes, dona las ganancias de su Restaurante Cejas ese día a diferentes personas que necesitan ayuda.

· Justo cuando debía prepararse para disfrutar de una hermosa y próspera jubilación, Herlinda Morales se vio sumida en una mala racha financiera y de salud, lo que la obligó a mudarse a una vivienda muy modesta en la comunidad de Skid Row, en Los Angeles. En vez de lamentarse de su propia suerte, sin embargo, se unió a Los A