¿Qué opinas tú sobre la belleza? Sonriamos más juntas

Mi-reflejo-mom2summit

Este pasado fin de semana tuve la oportunidad de participar en una conferencia llamada Mom2.0 Summit en la cual blogueras de todas las regiones de los Estados Unidos dijeron presente. Fue una experiencia muy enriquecedora.

Una de las cosas que me tocó el corazón fue una sesión patrocinada por Dove donde mostraron un video de jovencitas preguntando a desconocidos en Youtube si ellos las consideraban bonitas o feas. De verdad que viendo estas chicas haciendo esa pregunta me hizo llorar.

Primero, porque en mi opinión la belleza exterior es muy subjetiva y desconocidos pueden ser hasta crueles cuando se escribe bajo cierto estado de anonimato en las redes sociales. Segundo, por que las chicas en el video en mi opinión eran preciosas y al ellas no tener ese sentido de tener la confianza en si misma me partió el corazón.

Tercero, la conversación de si una es bonita o fea, me hizo realizar que este es un problema que enfrentamos no importa que edad. Por ejemplo, el poner mi foto la semana pasada mostrando como había cambiado el color de mi cabello por que espero (o mejor dicho esperaba) que esto funcionara como un “castigo” hasta lograr bajar de peso y ver ese número mágico que tengo grabado en mi mente para regresar al cabello rubio.

¿Por qué hacer esto si una se debe aceptar cual bellas somos en este momento de nuestras vidas?

Y esto me hizo pensar por qué el deseo de vivir una vida más saludable lo tengo como mi camino a ser más bonita. Hay mucho más cualidades en nosotras mismas que nuestra percepción de lo que significa lo que nos hace ser bonitas.

Así pues, me comprometo a seguir en este camino buscando vivir más saludablemente sin prejuicios, sin hablarme a mi misma con pensamientos negativos y con mucha más aceptación y alegría de que me voy a querer más, mi cuerpo es mi templo y que lo importante es seguir sonriendo y disfrutando en pleno de mi familia.



¿Qué dices. te unes a este compromiso?

Con todos estos pensamientos, en esta semana que culmina con la celebración del Día de la Madre es mi deseo que tomemos al menos cinco minutos para hablarnos positivamente y sonreír cuando vemos nuestro reflejo en el espejo.